República Dominicana, los sabores y bellezas de esta exuberante isla caribeña

NOEMI PENNA. Arena blanca y mar cristalino en una exuberante isla tropical. Estamos en la República Dominicana, un paraíso en el Caribe donde no se necesitan filtros para hacer brillar sus 402 kilómetros de playas rodeadas de vegetación. Un país con una historia fascinante y poco conocida, colonizada por primera vez por los españoles ahora por los gigantes hoteleros más reconocidos del mundo, donde a pesar de todo aún puede perderse en el encanto de la naturaleza salvaje y esas especialidades dominicanas que todo el mundo envidia, desde el ron hasta el café. pasando por el ámbar y el merengue, la banda sonora de un dulce viaje para hacer tanto en pareja como en familia.

Desde Italia, los vuelos charter de Neos aterrizan en La Romana, el punto de partida perfecto para descubrir la isla, donde el clima es tropical, con altas temperaturas durante todo el año. El aeropuerto no está lejos de Punta Cana, justo donde el Atlántico se encuentra con las aguas del Mar Caribe y la costa está salpicada de grandes resorts y campos de golf. Hemos estado en el Grand Palladium Palace Resort Spa & Casino, en el Hotel Trs Cap Cana, en una exclusiva zona turística y residencial cuyo puerto deportivo es un homenaje a la belleza italiana, y al JW Marriott Hotel Santo Domingo. Luego visitamos el Hotel Tortuga Bay, el único en la República Dominicana que logró el Premio AAA Five Diamond, el nuevo Paradisus Punta Cana y el pueblo de Casa de Campo de La Romana. Hay opciones para cada gama, muchas de lujo extra, pero lo que la Madre Naturaleza tiene para ofrecer siempre gana.

En Punta Cana se encuentra el parque ecológico Ojos Indígenas, una reserva privada compuesta por una red de caminos que conducen a doce lagunas de agua dulce, para un chapuzón que no se espera dentro del cenote muy azul, rodeado de naturaleza salvaje, por sus aromas. y sus ruidos En el Parque Scape de Cap Cana está el Hoyo Azul, una cueva natural sumergida por agua fresca de manantial, al pie de un muro de piedra caliza de 75 metros cubierto de vegetación. Un oasis natural escondido dentro de un parque de diversiones pero a años luz de cualquier distracción. El más famoso, pero también popular, sigue siendo Los Tres Ojos con sus cuevas subterráneas utilizadas por los antiguos taínos como refugio y lugares rituales.

Volviendo al área de Punta Cana-Bávaro, no se pierda Montana Redonda: un punto panorámico con una vista de 360 ​​grados, accesible solo desde una vertiginosa pista de mulas. La subida es exigente, pero la llegada impresionante, especialmente gracias a los columpios dispuestos alrededor que dan la impresión de balancearse en el vacío.

Estas son las experiencias que hacen que un viaje sea inolvidable, incluso para aquellos que buscan la máxima relajación. Y si desea combinar un chapuzón en la cultura con el mar, aquí hay un itinerario sobre cómo pasar 48 horas en la capital.

¿Pero qué vacaciones son sin buena comida? Santo Domingo ha sido nombrada, por segundo año consecutivo, la capital gastronómica del Caribe por la Academia Hispanoamericana de Gastronomía, que incluye 14 países latinoamericanos. Un reconocimiento que tiene como objetivo insertar a la capital de la República Dominicana entre los principales destinos gastronómicos, dando a conocer su cocina criolla, la de los primeros habitantes, los indios taínos, así como la gourmet y la fusión. No puedes irte sin haber comido el sancocho o la bandera, el plátano maduro y los tostones.

Cualquier direccion? En el área colonial de la capital están Jalao, que toma su nombre de un postre tradicional, dirigido por Noemí Díaz; El restaurante vegetariano Time del chef Saverio Stassi y Buche Perico, el primer restaurante de invernadero en el Caribe, que ofrece cocina dominicana contemporánea con ingredientes locales. En Santiago de los Caballeros, en el corazón de la isla, está el restaurante Barttola Brasserie del chef estrella Javier Cabrera, mientras que en Punta Cana está la Bachata Rosa, el restaurante del famoso cantante dominicano Juan Luis Guerra, donde también se puede comer con los ojos. Gracias a su mobiliario escenográfico que incluye un verdadero nombre guagua – onomatopéyico con el que en los países del Caribe se llaman autobuses – todos rosados.

 

Fuente: La Stampa

Leave a comment